Hasta el agua me engorda…

¿Por qué no puedo perder peso? ¿Qué me ocurre? Posibles causas y recomendaciones para subsanarlas

Te levantas por la mañana, te diriges al cuarto de baño para asearte y comienzas a observarte minuciosamente en el espejo: de frente, de un lado, de otro… tratas de recordar si el volumen de barriga que tienes es el mismo del día anterior o ha variado. La sensación que tienes es que quizás tengas algo menos. No obstante, decides pesarte…, “¡Nooo!, ¿pero por qué…!?, y comienza la desesperación, la frustración y el enfado. El día anterior apenas comiste, estuviste contando calorías y escasamente ingeriste unas 600 e incluso hiciste algo de ejercicio, y aún así…, ¡has engordado 400 gramos!

Dieta de la manzana, dieta Dukan, dieta proteica, dieta hipocalórica, keto, anabólica, paleo… no sólo las conoces todas, sino que las has hecho todas. Llevas tantos años haciendo dietas que no recuerdas la última vez que comiste sin estar preocupada del número de calorías. La vida es un sinsentido, pasas muchísima hambre y haces numerosos esfuerzos para finalmente ver que día a día, hagas lo que hagas, sigues engordando o apenas consigues perder peso. 

engordar facil

En la actualidad, este es el retrato de muchas personas, especialmente mujeres, que viven inmersas en un malestar emocional de desasosiego y desánimo, y con un considerable rechazo hacia su propio cuerpo. 

¿Por qué no puedo perder peso?

Si te sientes identificada con lo anterior, entonces tu elemento Tierra (Bazo y Estómago) está desequilibrado. 

El elemento Tierra forma parte de los cinco elementos que se reflejan en la Medicina Tradicional China (MTC), y se encarga no sólo del propio proceso de la digestión, sino también de otras funciones, como la gestión de la Humedad. La Humedad es un término de MTC que se usa para hacer referencia a un Factor Patógeno, es decir, a una causa de desarmonía y, por tanto, de enfermedad. Si le damos una vaga traducción, podríamos decir que la Humedad viene a ser como toxinas, las cuales, por su condición de dañinas, deben ser eliminadas de nuestro organismo. 

Si el elemento Tierra está descompensado, especialmente el Bazo, uno de los primeros cometidos que normalmente comienza a desatender es el relacionado con la Humedad. Al no eliminarse correctamente, la persona empieza a sentirse hinchada, a veces todo el cuerpo y otras sólo la zona abdominal, la cual estará tensa, dura e inflamada a pesar de apenas haber comido. Con el paso del tiempo esta sensación de hinchazón comenzará a transformarse en grasa y por ende, en aumento de peso. El gran inconveniente es que cuanta más Humedad tiene nuestro cuerpo, más se debilita la Tierra, y a mayor debilidad de la Tierra, menos capacidad tiene para eliminar la Humedad, por tanto, nos enfrentamos a un círculo vicioso del cual resulta muy complejo salir, a menos que se tengan los conocimientos y las herramientas adecuadas. 

La Humedad no siempre se manifiesta con el aumento de peso, hay personas delgadas que también albergan Humedad en su organismo. En estos casos, al no poder ser eliminada correctamente, comienza a acumularse en determinadas zonas de su cuerpo, se densifican y terminan obstruyendo el paso (ateromas, arteriosclerosis…), o creando quistes, miomas o tumores, inicialmente benignos, pero que con el tiempo, podrían (o no) tornarse en malignos. 

lengua normal

Lengua normal

¿Cómo puedo saber si tengo Humedad?

La Humedad se manifiesta de diversas maneras, algunos de sus síntomas son visibles y otros no. De entre las manifestaciones más claras cabe destacar la presencia de mocos, flema, hinchazón abdominal, retención de líquidos, pesadez en las piernas, acné, piedras en Riñón o Vesícula Biliar, barro biliar o vesicular… Una forma certera de saber si te tiene Humedad consiste en observar el estado de la lengua por la mañana, en ayunas y sin haberse cepillado los dientes ni, por supuesto, la lengua. Si esta presenta una capa en la lengua, si tiene marcas dentales en los bordes, o si está hinchada, significa que el organismo tiene Humedad. Si la lengua está muy roja y no dispone de capa, es probable que también implique la presencia de Humedad.

Lengua con capa

La capa puede ser de varios colores

Lengua con marcas dentales

Lengua hinchada

lengua pelada MTC

Lengua roja

Aunque no se vea la capa es muy probable que sí exista

“Cuanta más Humedad tiene nuestro cuerpo, más se debilita la Tierra,”

¿Qué puedo hacer para mejorar mi Tierra?

El primer paso no consiste en “hacer”, sino en averiguar por qué la Tierra (especialmente el Bazo en este caso) está en desarmonía. Puede que sea por cuestiones emocionales, por la falta de descanso, por desajustes en la alimentación, o bien por causas congénitas. 

  • Causas congénitas: en otras palabras, de nacimiento. Si ya a edad temprana se presentaban problemas relacionados con el sistema digestivo o con lo anteriormente indicado sobre la Humedad, es muy probable que hayamos nacido constitucionalmente con la Tierra débil. En todos los casos la alimentación es importante , pero si hay una debilidad de nacimiento, la relevancia es aún mayor, ya que, como es ley de vida, a medida que vamos avanzando en edad, se va a ir debilitando aún más. Es posible que en estas situaciones un cambio de alimentación no sea suficiente, sino que haya que apoyarlo durante un tiempo con tratamiento de Medicina Tradicional China (MTC). 

  • Alimentación inadecuada: puede que hayamos nacido con un Bazo muy fuerte, pero si hemos estado comiendo alimentos que no le vienen bien al Bazo en exceso y durante un periodo de tiempo prolongado, este se ha ido desequilibrando, y por tanto, acumulando Humedad, entre otros desajustes del organismo. Fisiológicamente, las mujeres tendemos a nacer con un Bazo más débil frente a los hombres. Sin embargo, los índices de obesidad y sobrepeso en España, están sutilmente liderados por los hombres debido a una mala alimentación. 

  • Falta de descanso: el Bazo, esté o no débil de nacimiento, necesita dos cosas: la primera, ya la hemos comentado, una alimentación propicia para el mismo; y la segunda el descanso. La persona puede tener una alimentación muy equilibrada y correcta para el Bazo, pero si no descansa correctamente, el Bazo se debilitará igualmente y comenzará a repercutir en la salud. Por descanso hacemos referencia a acostarse pronto (según si es verano o invierno será una hora u otra), a dormir unas 7-8 horas por la noche y a no gastar más energía de la que se tiene durante el día, dicho de otro modo, si una comienza a sentirse cansada, debería parar y no seguir haciendo cosas. La siesta moderada es una gran herramienta de descanso, pero no suple la ausencia de sueño de la noche, por lo que da igual que durmamos siesta, si luego por la noche no descansamos adecuadamente. 

  • Emociones: este apartado bien podría ser todo un artículo o post por la complejidad que en sí supone. No obstante, trataré de hacer un resumen lo más completo posible. 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que en MTC la parte física y la parte emocional están interconectadas, de forma que tanto lo físico nos puede llevar a una o varias emociones, como la emoción nos puede conducir a lo físico. Por ejemplo, una persona puede tener una alteración física en su organismo que con el tiempo le provoque la aparición de la depresión, o que la depresión, generada por cuestiones puramente emocionales, le conduzca a una patología física, moderada o grave según cada caso. 

Así pues, toda afección de Bazo, va a suponer la aparición de preocupaciones, del “run run” incansable que no nos deja tranquila, del ir y venir de la mente, de darle mil y una vueltas a la cabeza sobre la misma cosa. Y viceversa, si en el día a día empiezan a aparecer circunstancias emocionales que nos generan preocupación y no las resolvemos en un corto plazo de tiempo, nos encaminará a tener problemas puramente físicos relacionados con el Bazo, en los que la gestión de la Humedad se va a ver afectada, pero tal y como indiqué anteriormente, no necesariamente con el aumento de peso. 

Más allá de la propia afección del Bazo, el sobrepeso o la obesidad alojan un matiz más. En la salud, como en la vida misma, no hay una única verdad, por lo que, como en cualquier otra patología, el sobrepeso puede estar originado por diversas causas emocionales, por lo tanto, es fundamental tomar estas líneas como una referencia y no como un absoluto. 

Psicosomáticamente el sobrepeso u obesidad conlleva una necesidad de aislarse del mundo que nos rodea para poder así ocultar lo que verdaderamente nos hace daño, un sentimiento oculto, un trauma, de la infancia o no, que no supimos gestionar y consecuentemente decidimos, desde la inconsciencia, camuflar con capas de grasa. Dicho trauma está relacionado con un vacío interior que suele responder a la sensación de abandono o de alguna pérdida trascendental que nos evoca nuevamente la impresión de haber sido abandonados. 

La sensación de vacío, de estar incompleta, es muy angustiosa, por ello nuestra mente busca subsanar ese malestar llenando tal espacio. En ocasiones se suple con sustancias tóxicas, con el trabajo, con la necesidad de estar siempre acompañada de familiares y/o amigos… o con la ingesta de comida. En este último caso, algunos estudios psicológicos indican que podría obedecer a problemas en la infancia relacionados con la madre, con quien se mantuvo un nexo con la comida. 

Sobrepeso - capas de emociones

Es necesario diferenciar entre hechos y sensaciones, dicho de otra forma, entre lo que verdaderamente nos ocurre y cómo reaccionamos ante esos eventos. De este modo, puede que no hayamos vivido como tal el abandono, pero que sí lo hayamos sentido en base a una serie de interpretaciones de nuestra mente.

De una manera o de otra, es conveniente buscar en lo más profundo de nuestro ser, por nosotros mismos a través de la meditación, por ejemplo, o aún mejor con la ayuda de profesionales de la psicología, para poder librarnos de una carga emocional innecesaria que nos impide alzar el vuelo y vivir en paz y armonía.

¿Qué alimentos no son propicios para la Tierra?

Cuando el elemento Tierra está débil, existen una serie de alimentos que esta no tolera, no porque estos sean malos, sino porque no tiene capacidad de digerirlos correctamente, de modo que lo que debería ser un nutriente se termina convirtiendo en Humedad turbia.

Algunos de los alimentos más relevantes que se deberían evitar (o al menos reducirlos) son: 

Salsas procesadas o grasientas, lácteos de proteína animal en general (queso, yogur de leche de vaca, helados, leche de vaca o cabra…), bebida de soja, azúcar, sus reemplazantes (ni stevia, ni edulcorante, ni miel), dulces en general, alcohol, materias grasas, carnes fuertes (cordero, venado), cerdo, embutidos, banana, plátano, cacahuete frito, fritos en general, cerveza con o sin alcohol, concentrados de zumo (especialmente de naranja y tomate), tomate, naranja, mandarina, grasas saturadas, levadura de cerveza, pan (de ningún tipo, salvo de harina de arroz), ahumados, trigo, comidas crudas (es decir, sin haber sido cocinadas. La fruta sí se puede, salvo la indicada anteriormente, naranja, plátano, mandarina. Las ensaladas en época de calor también se pueden), comida precocinada, comida congelada, hidratos de carbono durante la cena.

Para una mejor comprensión del funcionamiento del elemento Tierra, de la Humedad, así como un listado más amplio de alimentos y recetas, todas exentas de alimentos que producen Humedad en una Tierra débil, se recomienda la lectura del libro Alquimia Culinaria. 

 

Recomendaciones

Una vez localizada la o las causas, conviene rectificar aquello que no se está haciendo correctamente. En primer lugar, sea cual fuere el motivo de la debilidad de la Tierra, lo idóneo es eliminar o al menos disminuir los alimentos no recomendados. 

Si el problema es la ausencia de descanso, es recomendable llevar a cabo pautas relacionadas con la higiene del sueño: 

  • Acostarse pronto
  • Cenar temprano, como muy tarde las 21:00, y evitar los hidratos de carbono en la cena
  • No utilizar pantallas de móviles, tablets, ordenadores… una vez se haya puesto el sol
  • Utilizar luz tenue de color cálido en las diferentes habitaciones de la casa
  • Evitar esfuerzos físicos o trabajo intelectual, inclusive la lectura, tras la puesta de sol, así como situaciones emocionales tensas, ya sean propias o adquiridas a través de películas o series

Si la debilidad del Bazo procede de la herencia constitucional, sería aconsejable tratarse con Medicina Tradicional China (MTC) durante un tiempo para tratar de subsanar tal flaqueza. 

Si además se acarrean problemas emocionales, lo idóneo sería tratarlo tanto con MTC como con la ayuda de profesionales de la psicología, ya que así se podría avanzar mucho más rápido, especialmente si son psicólogos/as con conocimiento de MTC. Si no se desea o no se pueden llevar a cabo ambas terapias, habría que valorar por dónde se debería empezar en base a la sintomatología física y emocional de cada paciente. 

Pericardio 6 - acupuntura

Digitopuntura para la Tierra

Puntos: Pc6, B3, B6, E40

La Digitopuntura es el masaje con el dedo pulgar o índice que se realiza sobre puntos de acupuntura. Esta tiene un efecto muy parecido al de la acupuntura, pero al ser menos potente, se requiere tener constancia y realizarlo a diario o casi a diario. 

¿Cómo se realiza? 

Sobre el punto elegido hay que presionar y sin dejar de presionar, hacer círculos hacia fuera durante unos 5 minutos. Si existen varios puntos para realizar el masaje, se pueden elegir dos o tres en cada sesión e ir variando según el día. 

Los puntos que no estén en la línea media del cuerpo, el centro del cuerpo, son bilaterales, es decir, si están en un brazo, también están en el otro, de forma que hay que masajear los dos por igual, al mismo tiempo o primero uno y luego otro.

Bazo 6 acupuntura
estomago 40 acupuntura

La verdadera clave…

La verdadera clave ante una Tierra desequilibrada radica en no preocuparse, sino en ocuparse… Ocuparse de una misma, de mimarse, quererse y dedicarse tiempo, de no matar de hambre nuestro cuerpo y sobre todo de no despreciarlo. Con más o menos kilos se trata de nuestro templo y cuando verdaderamente aprendamos a respetarlo y a amarlo tal y como es, comenzará nuestra sanación. 

Cristina Martín Brito

Últimas Entradas del Blog